<

El cuenco de la felicidad
 

El cuenco de la felicidad es la recopilación de tres cuentos de diferentes pueblos de la tierra. Cada uno de ellos nos aporta un mensaje de paz y de amor. A través de ellos  descubrimos la gran riqueza que   pueden  aportarnos a  nuestra cultura europea las otras culturas y como pueden enriquecernos.  

 

El primer cuento, “La historia del digerido”, nos explica como el pueblo australiano descubrió el instrumento del digerido y nos introduce en su mundo y en su mirada hacia lo “Sagrado”. Lo tocan para acompañar la explicación de cuentos de sus antepasados y para unirse a la tierra. Creen que las vibraciones de este instrumento son las mismas  que las de nuestro planeta en el que todo está en movimiento. Lo tocan en sus fiestas mientras algunos bailan y otros dan palmas y así se ponen en contacto con la tierra de donde nace todo lo que tienen.

 

El segundo cuento es “El cuenco de la felicidad”, es la fusión  de dos historias orientales a través de las que conocemos otro  instrumento, el cuenco de bronce que utilizan los orantes en la meditación zen. Es la historia de una mujer que, tras la pérdida de su único hijo, descubre en un largo peregrinaje que la felicidad la encontramos cuando nos damos a los otros. El sonido  mágico del cuenco de la felicidad nos hará recordar este cuento y sobretodo la enseñaza  que nos aporta. 

 

El último cuento, "Las dos ánforas", nos explica la historia de un ánfora perfecta y orgullosa y otra con una brecha, la cual, debido a esta deficiencia, no puede hacer el trabajo que debería: transportar agua desde la fuente hasta el poblado. Este cuento nos enseña que aceptando nuestros límites con humildad podemos ser fuente de alegría para los otros.